Capítulo Seis: Salud Divina

Avatar Dr. DeCarol | mayo 13, 2019 36 Views 0 Likes

Todos los capítulos

Introducción: The School of Salvation - Ver Capítulo
Capítulo uno "Grande es el misterio de la Fe" - Ver Capítulo
Capítulo dos "¡Gracia, por Gracia!" - Ver Capítulo
Capítulo tres "De Adán a Adanes" - Ver Capítulo
Capítulo cuatro "¡Oh, Gálatas Insensatos!" - Ver Capítulo
Capítulo cinco "Se han Aflojado tus cuerdas" - Ver Capítulo
Capítulo Seis "Salud Divina" - Ver Capítulo
Capítulo Siete "Pluralidad de Ministerios" - Ver Capítulo
Capítulo ocho "Hoy" en la línea de tiempo de DiosVer Capítulo
Capítulo Nueve "El Día del Señor" - Ver Capítulo
Capítulo diez "Engaño vs Salvación" - Ver Capítulo

lock_open

Capítulo Seis: Salud Divina

Avatar Dr. DeCarol | mayo 13, 2019 36 Views 0 Likes



 

Capítulo Seis: Salud Divina

 

1 Corintios 2:4-5 (LBLA) 
4 Y ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,
5 para que vuestra fe no descanse en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Mateo 22:29 (LBLA) 
29 Pero Jesús respondió y les dijo: Estáis equivocados por no comprender las Escrituras ni el poder de Dios.

2 Timoteo 3:5 (LBLA) 
5 teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita.

Hebreos 7:12 (LBLA) 
12 Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley.

Hebreos 7:16 (LBLA) 
16 que ha llegado a serlo, no sobre la base de una ley de requisitos físicos, sino según el poder de una vida indestructible.

Juan 10:10 (LBLA) 
10 El ladrón solo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Deuteronomio 7:12-15 (LBLA) Bendiciones de los convenios (obras vs fe) 
12 Y sucederá que porque escuchas estos decretos y los guardas y los cumples, el Señor tu Dios guardará su pacto contigo y su misericordia que juró a tus padres.
13 Y te amará, te bendecirá y te multiplicará; también bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu cereal, tu mosto, tu aceite, el aumento de tu ganado y las crías de tu rebaño en la tierra que Él juró a tus padres que te daría.
14 Bendito serás más que todos los pueblos; no habrá varón ni hembra estéril en ti, ni en tu ganado.
15 Y el Señor apartará de ti toda enfermedad; y no pondrá sobre ti ninguna de las enfermedades malignas de Egipto que has conocido, sino que las pondrá sobre los que te odian.

Éxodo 15:26 (LBLA) 
26 Y dijo: Si escuchas atentamente la voz del Señor tu Dios, y haces lo que es recto ante sus ojos, y escuchas sus mandamientos, y guardas todos sus estatutos, no te enviaré ninguna de las enfermedades que envié sobre los egipcios; porque yo, el Señor, soy tu sanador.

Hebreos 8:3-6 (LBLA) 
3 Porque todo Sumo Sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios, por lo cual es necesario que este también tenga algo que ofrecer.
4 Así que si Él estuviera sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley;
5 los cuales sirven a lo que es copia y sombra de las cosas celestiales, tal como Moisés fue advertido por Dios cuando estaba a punto de erigir el tabernáculo; pues, dice Él: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que te fue mostrado en el monte.
6 Pero ahora Él ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

Salmo 103:1-5 (LBLA) 
1 Bendice, alma mía, al Señor, y bendiga todo mi ser su santo nombre.
2 Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.
3 Él es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades;
4 el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión;
5 el que colma de bienes tus años, para que tu juventud se renueve como el águila.

Éxodo 23:25-26 (LBLA) 
25 Mas serviréis al Señor vuestro Dios, y Él bendecirá tu pan y tu agua; y yo quitaré las enfermedades de en medio de ti.
26 No habrá en tu tierra ninguna mujer que aborte ni que sea estéril; haré que se cumpla el número de tus días.

Números 21:8-9 (LBLA) 
8 Y el Señor dijo a Moisés: Hazte una serpiente abrasadora y ponla sobre un asta; y acontecerá que cuando todo el que sea mordido la mire, vivirá.
9 Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre el asta; y sucedía que cuando una serpiente mordía a alguno, y este miraba a la serpiente de bronce, vivía.

Juan 3:14-915 (LBLA) El trabajo (propósito) de la cruz 
14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre,
15 para que todo aquel que cree, tenga en Él vida eterna.

Gálatas 3:12-14 (LBLA) 
12 Sin embargo, la ley no es de fe; al contrario, El que las hace, vivirá por ellas.
13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero),
14 a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.

1 Corintios 2:7-8 (LBLA) 
7 sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que, desde antes de los siglos, Dios predestinó para nuestra gloria;
8 la sabiduría que ninguno de los gobernantes de este siglo ha entendido, porque si la hubieran entendido no habrían crucificado al Señor de gloria;

Colosenses 2:12-15 (LBLA) 
12 habiendo sido sepultados con Él en el bautismo, en el cual también habéis resucitado con Él por la fe en la acción del poder de Dios, que le resucitó de entre los muertos.
13 Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él, habiéndonos perdonado todos los delitos,
14 habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz.
15 Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de Él.

Isaías 53:4-5 (LBLA) 
4 Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido.
5 Mas Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por sus heridas hemos sido sanados.

Mateo 8:16-17 (LBLA) 
16 Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos,
17 para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomo nuestras flaquezas y llevo nuestras enfermedades.

Hechos 10:38 (LBLA) 
38 Vosotros sabéis cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder, el cual anduvo haciendo bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con Él.

1 Juan 3:7-8 (LBLA) 
7 Hijos míos, que nadie os engañe; el que practica la justicia es justo, así como Él es justo.
8 El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo.

Juan 10:10 (LBLA) 
10 El ladrón solo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Lucas 8:43-48 (LBLA) 
43 Y una mujer que había tenido un flujo de sangre por doce años y que había gastado en médicos todo cuanto tenía y no podía ser curada por nadie,
44 se acercó a Jesús por detrás y tocó el borde de su manto, y al instante cesó el flujo de su sangre.
45 Y Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Mientras todos lo negaban, Pedro dijo, y los que con él estaban: Maestro, las multitudes te aprietan y te oprimen.
46 Pero Jesús dijo: Alguien me tocó, porque me di cuenta que de mí había salido poder.
47 Al ver la mujer que ella no había pasado inadvertida, se acercó temblando, y cayendo delante de Él, declaró en presencia de todo el pueblo la razón por la cual le había tocado, y cómo al instante había sido sanada.
48 Y Él le dijo: Hija, tu fe te ha sanado; vete en paz.

Santiago 4:5-8 (LBLA) 
5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El celosamente anhela el Espíritu que ha hecho morar en nosotros?
6 Pero Él da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.
7 Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros.
8 Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Mateo 10:1 (LBLA) 
1 Entonces llamando a sus doce discípulos, Jesús les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.

Marcos 1:40-41 (LBLA) 
40 Y vino* a Él un leproso rogándole, y arrodillándose le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.
41 Movido a compasión, extendiendo Jesús la mano, lo tocó, y le dijo*: Quiero; sé limpio.

Proverbios 4:20-23 (LBLA) 
20 Hijo mío, presta atención a mis palabras, inclina tu oído a mis razones;
21 que no se aparten de tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón.
22 Porque son vida para los que las hallan, y salud para todo su cuerpo.
23 Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida.

Juan 6:63 (LBLA) 
63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

Mateo 7:7-11 (LBLA) 
7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
8 Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.
9 ¿O qué hombre hay entre vosotros que si su hijo le pide pan, le dará una piedra,
10 o si le pide un pescado, le dará una serpiente?
11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?

Mateo 18:19 (LBLA) 
19 Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

Mateo 21:21-22 (LBLA) 
21 Respondiendo Jesús, les dijo: En verdad os digo que si tenéis fe y no dudáis, no solo haréis lo de la higuera, sino que aun si decís a este monte: «Quítate y échate al mar», así sucederá.
22 Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis.

Marco 11:24 (LBLA) 
24 Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas.

Juan 14:12-15 (LBLA) 
12 En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores que estas hará, porque yo voy al Padre.
13 Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
14 Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.
15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.

1 Juan 4:4 (LBLA) 
4 Hijos míos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo.

Santiago 5:14-15 (LBLA) 
14 ¿Está alguno entre vosotros enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia y que ellos oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor;
15 y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados.

2 Crónicas 16:12-13 (LBLA) 
12 En el año treinta y nueve de su reinado, Asa se enfermó de los pies. Su enfermedad era grave, pero aun en su enfermedad no buscó al Señor, sino a los médicos.
13 Y Asa durmió con sus padres. Murió el año cuarenta y uno de su reinado.

Jeremías 17:5-10 (LBLA) 
5 Así dice el Señor: Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza, y del Señor se aparta su corazón.
6 Será como arbusto en el yermo y no verá el bien cuando venga; habitará en pedregales en el desierto, tierra salada y sin habitantes.
7 Bendito es el hombre que confía en el Señor, cuya confianza es el Señor.
8 Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes; en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto.
9 Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?
10 Yo, el Señor, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras.

1 Corintios 11:26-31 (LBLA) 
26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que Él venga.
27 De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor.
28 Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa.
29 Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio (diakrino) para sí.
30 Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre vosotros, y muchos duermen.
31 Pero si nos juzgáramos (diakrino) a nosotros mismos, no seríamos juzgados. (krino)

Palabra Griega: διακρίνω
Palabra Transliterada: diakrinô
Raiz: desde 1223 y 2919;
Definición: distinguir, juzgar: decidir (1), discernir (1), cuestionar (1), duda (2), dudar

Hebreos 5:11-14 (LBLA) 
11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y es difícil de explicar, puesto que os habéis hecho tardos para oír.
12 Pues aunque ya debierais ser maestros, otra vez tenéis necesidad de que alguien os enseñe los principios elementales de los oráculos de Dios, y habéis llegado a tener necesidad de leche y no de alimento sólido.
13 Porque todo el que toma solo leche, no está acostumbrado a la palabra de justicia, porque es niño.
14 Pero el alimento sólido es para los adultos, los cuales por la práctica tienen los sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal.

Santiago 4:7-8 (LBLA) 
7 Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros.
8 Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Lucas 22:19-20 (LBLA) 
19 Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.
20 De la misma manera tomó la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por vosotros.

Hebreos 10:28-29 (LBLA) 
28 Cualquiera que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos.
29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia?

Mateo 8:17 (LBLA) 
17 para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomo nuestras flaquezas y llevo nuestras enfermedades.

Hebreos 10:35-39 (LBLA) 
35 Por tanto, no desechéis vuestra confianza, la cual tiene gran recompensa.
36 Porque tenéis necesidad de paciencia, para que cuando hayáis hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
37 Porque dentro de muy poco tiempo, el que ha de venir vendrá y no tardará.
38 Mas mi justo vivirá por la fe; y si retrocede, mi alma no se complacerá en él.
39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma.

Mateo 15:24-28 (LBLA) 
24 Y respondiendo Él, dijo: No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
25 Pero acercándose ella, se postró ante Él, diciendo: ¡Señor, socórreme!
26 Y Él respondió y dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echárselo a los perrillos.
27 Pero ella dijo: Sí, Señor; pero también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.
28 Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Oh mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas. Y su hija quedó sana desde aquel momento.

Salmo 103:1-5 (LBLA) 
1 Bendice, alma mía, al Señor, y bendiga todo mi ser su santo nombre.
2 Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.
3 Él es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades;
4 el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión;
5 el que colma de bienes tus años, para que tu juventud se renueve como el águila.

3 Juan 1:2-4 (LBLA) 
2 Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud.
3 Pues me alegré mucho cuando algunos hermanos vinieron y dieron testimonio de tu verdad, esto es, de cómo andas en la verdad.
4 No tengo mayor gozo que este: oír que mis hijos andan en la verdad.

Proverbios 18:20-21 (LBLA) 
20 Con el fruto de su boca el hombre sacia su vientre, con el producto de sus labios se saciará.
21 Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto.

SI EL CUERPO DE CRISTO NO PUEDE MANTENER EL MÍO AQUÍ, ¿CÓMO VA A ASEGURAR LA SANGRE LA SALVACIÓN DE MI ALMA EN EL DÍA DEL SEÑOR, ES SEGÚN NUESTRA PROPIA FE! ¡NO SU OFERTA O HABILIDAD!

Mateo 9:27-29 (LBLA) 
27 Al irse Jesús de allí, dos ciegos le siguieron, gritando y diciendo: ¡Hijo de David, ten misericordia de nosotros!
28 Y después de haber entrado en la casa, se acercaron a Él los ciegos, y Jesús les dijo*: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos le respondieron*: Sí, Señor.
29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Hágase en vosotros según vuestra fe.

Salmo 23:1-6 (LBLA) 
1 El Señor es mi pastor, nada me faltará.
2 En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce.
3 Él restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre.
4 Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento.
5 Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

1 Juan 4:16-19 (LBLA) 
16 Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en él.
17 En esto se perfecciona el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como Él es, así somos también nosotros en este mundo.
18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor involucra castigo, y el que teme no es hecho perfecto en el amor.
19 Nosotros amamos, porque Él nos amó primero.

Salmo 91:1-16 (LBLA) 
1 El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente.
2 Diré yo al Señor: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío.
3 Porque Él te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal.
4 Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallas refugio; escudo y baluarte es su fidelidad.
5 No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día,
6 ni la pestilencia que anda en tinieblas, ni la destrucción que hace estragos en medio del día.
7 Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu diestra, a ti no se acercará.
8 Con tus ojos mirarás y verás la paga de los impíos. Porque has puesto al Señor, que es mi refugio, al Altísimo, por tu habitación.
9 Porque has puesto al Señor, que es mi refugio, al Altísimo, por tu habitación.
10 No te sucederá ningún mal, ni plaga se acercará a tu morada.
11 Pues Él dará órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos.
12 En sus manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra.
13 Sobre el león y la cobra pisarás; hollarás al cachorro de león y a la serpiente.
14 Porque en mí ha puesto su amor, yo entonces lo libraré; lo exaltaré, porque ha conocido mi nombre.
15 Me invocará, y le responderé; yo estaré con él en la angustia; lo rescataré y lo honraré;
16 lo saciaré de larga vida, y le haré ver mi salvación.

Salmo 118:14-25 (LBLA) 
14 El Señor es mi fortaleza y mi canción, y ha sido salvación para mí.
15 Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos; la diestra del Señor hace proezas.
16 La diestra del Señor es exaltada; la diestra del Señor hace proezas.
17 No moriré, sino que viviré, y contaré las obras del Señor.
18 El Señor me ha reprendido severamente, pero no me ha entregado a la muerte.
19 Abridme las puertas de la justicia; entraré por ellas y daré gracias al Señor.
20 Esta es la puerta del Señor; los justos entrarán por ella.
21 Te daré gracias porque me has respondido, y has sido mi salvación.
22 La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la piedra principal del ángulo.
23 Obra del Señor es esto; admirable a nuestros ojos.
24 Este es el día que el Señor ha hecho; regocijémonos y alegrémonos en él.
25 Te rogamos, oh Señor: sálvanos ahora; te rogamos, oh Señor: prospéranos ahora.

2 Timoteo 1:7-12 (LBLA) 
7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
8 Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, prisionero suyo, sino participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios,
9 quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad,
10 y que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien abolió la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio,
11 para el cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro.
12 Por lo cual también sufro estas cosas, pero no me avergüenzo; porque yo sé en quién he creído, y estoy convencido de que es poderoso para guardar mi depósito hasta aquel día.

2 Corintios 13:5-6 (LBLA) 
5 Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; examinaos a vosotros mismos. ¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba?
6 Mas espero que reconoceréis que nosotros no estamos reprobados.


Written by Dr. DeCarol

Visit Us
Follow Me
Tweet
Soundcloud